Tendencias

Se reaviva el debate: ¿el covid-19 se transmite por el aire?




Un reciente error de los CDC de Estados Unidos en una guía sobre la posible transmisión del nuevo coronavirus a través de partículas en el aire volvió a generar opiniones encontradas. Qué dice la evidencia hasta ahora

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, emitieron una guía sobre la posible transmisión del nuevo coronavirus a través de partículas en el aire por error.

Otro estudio no logró encontrar evidencia de SARS-CoV-2 en muestras de aire en salas de aislamiento en un centro de brotes dedicado al tratamiento de personas con COVID-19 en Singapur (EFE/EPA/JULIEN DE ROSA/ Archivo)

Los funcionarios de salud de todo el mundo aseguran que el nuevo coronavirus se transporta solo a través de gotas que son tosidas o estornudadas, ya sea directamente o en objetos. Pero algunos científicos dicen que hay evidencia preliminar de que existe la transmisión por el aire, lo que significaría que la enfermedad se propaga en las partículas mucho más pequeñas del aire exhalado, conocidas como aerosoles, y que se deben tomar precauciones, como aumentar la ventilación en interiores, para reducir el riesgo de infección

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos publicaron el viernes 18 de septiembre una guía que especificaba la posible transmisión del nuevo coronavirus a través de partículas en el aire por error: “Una versión preliminar de los cambios propuestos a estas recomendaciones se publicó por error en el sitio web oficial de la agencia”, dijo el CDC.

La guía, ahora retirada, recomendaba que la población use purificadores de aire para reducir los gérmenes transmitidos por el aire en el interior para evitar que la enfermedad se propague.

En comparación con las gotas, que son más pesadas y se cree que viajan solo distancias cortas después de que alguien tose o estornuda antes de caer al piso o sobre otras superficies, los aerosoles pueden permanecer en el aire por más tiempo y viajar más (Shutterstock)

Esta no era la primera vez que una entidad se pronunció sobre el tema. De hecho, en un informe científico publicado en su sitio web el 27 de marzo, la Organización Mundial de la Salud dijo que no hay pruebas suficientes para sugerir que el SARS-CoV-2 se transmite por el aire, excepto en determinados contextos médicos, como cuando se intuba un paciente infectado.

Lo cierto es que la publicación de la CDC abrió nuevamente el debate acerca de sí el COVID-19 permanece o no en el aire. José Luis Jimenez, experto en química ambiental, definió al SARS-CoV-2: “Desde el punto de vista técnico es un virus que se transmite por esta vía de los aerosoles y un poco por las superficies; es difícil de entender ya que no es súper contagioso. La medicina y los epidemiólogos tienen la creencia de que si un virus se transmite por el aire tiene que ser muy contagioso y esto es un error de la historia; han negado que las enfermedades o los virus se transmiten por el aire y sólo se han demostrado las que eran muy contagiosas”. Esta tesis refuerza el hecho de que existe la transmisión aérea del nuevo coronavirus y es más importante de lo que se creía.

“Los aerosoles son pequeñas partículas, pequeñas bolitas de material, o saliva o fluido respiratorio que salen al hablar o al respirar y flotan en el aire. También salen las gotas más grandes que caen al suelo en uno o dos metros pero además salen partículas mucho más pequeñas que no vemos y ahí puede haber un virus, y entonces esas se quedan flotando en el aire, y otra persona la puede respirar y así infectarse”, especificó el químico, que según la Universidad de Colorado es el quinto científico más citado a nivel mundial en geociencias durante los últimos 10 años.

Leer nota completa: Infobae





Don`t copy text!