Tendencias

Redes: Relatos desde el encierro: “Una Cuarentena en los 80”




Publicada en redes sociales, es pie para conocer tu historia. Aquí, se describe lo que hubiera sido esta Pandemia, en los años 80. tratada con humor y sin cuidar el lenguaje, es una muestra de cómo debemos agradecer algunos avances que damos por “comunes” y que eran impensados 10 o 20 años atrás.

“En estos días me puse a pensar que hubiera pasado si ésta pandemia nos hubiera tocado en la década de los 80… Me imagino, televisor 20 pulgadas marca Hitachi o Philco prendido, con la antena y el buster, 3 canales de aire para ver, incluyendo la repetidora, desayunando dulce de higo casero con tostadas recién hechas, y en el almuerzo tu papá yendo al patio a girar la palanca que movía la antena y apuntaba a la ramada del ojete, vaya a saber a dónde mierda tomaba esa señal que cuando quería, se veía sin lluvias… Y nosotros en la mesa gritando «ahí se vee.. no no ahí nooo» una intermitencia de la cara del conductor del boletín del noticiero a medias porque no se veía un carajo, tu vieja puteando porque se enfriaba la comida y porqué justo en la hora de comer se ponen a hacer eso? si podían hacerlo antes! Ahí nomás sobre el pucho, caía del patio tu viejo re caliente con el cigarrillo pre

 Peliculas de la época. Esto (…) batió record de taquilla: «Los caza fantasmas»

ndido en la boca y en camiseta (de esas que usaba Perón) diciendo «la putísima madre que lo parió, ya le dije al Fulano que venga a verme la antena pero andá a sabé cuando irá a venir» ..en la mesa pasaban cosas raras, como por ej ponían el vino Luchessi, la Soda casera de sifón metal, el agua y el jugo naranja todo en la otra punta contraria a donde se sentaban tus viejos, y empezaban a pedir, era una de alcanzar botellas que va y viene. La cosa es que se terminaba de comer y tu vieja te hacía secar los platos y te decía «secá bien boludo! están chorreado los plato’ » .

Te obligaban a dormir la siesta y prendían el «turbo» que emitía un sonido parecido a una avioneta pero de lejos, sino en tu pieza prendían el ventilador en giratorio, así que «te daba…no te daba» y si eras «pillo» y decías que no pudiste dormir mucho te levantabas a las dos horas y tu vieja ya estaba con la máquina de coser y haciendo ojo con el dedal, mirando esas novelas donde Arnaldo André cada dos capítulos la agarraba de prepo a la Luisa Kuliok y le pegaba esas chapadas monumentales en las cataratas del Iguazú! Ahí nomás casi sin interrupciones arrancaba la otra novela de Grecia Colmenares donde era la sirvienta y la hacían llorar las otras viejas arpías y tu vieja mientras preparaba el mate decía «pero mirá que hija de p la dueña de la mansión» en todo ese «interín» te miraba de reojo y te decía «anda a poner la ropa en remojo».. no había lavarropas automático, todo era a mano, en el baño que también era lavadero y vestidor y había colgados algunos chorizos de campo y también una escopeta atrás de la puerta.. no se qué carajo tendría de relación todos esos productos pero estaban juntos ahí.. en el lavatorio jabón blanco, un champú medio pelo y en el baño lo más

Revista Selecciones

anecdótico, un calefón eléctrico con esos enchufes de cable de plancha (un peligro) que te salía el chorro finito y tenía dos posibilidades, o te quemabas hasta el upite o te recagabas de frío! Ni hablar de sentarse en el inodoro y que la tapa rajada de un lado te pellizque el culo (años con la tapa rajada, habrá sido cara?), así que una vez que te sentabas no sabías si levantarte rápido para ver la marca que te dejó o cagar de una vez por todas y sentir que te pellizca continuamente! La tirada de cadena.. seguro como en las casas de Uds, el pendorchito ese para levantar porque el botón anduvo dos veces y le terminaron sacándole la tapa. Si tenías ganas de saber algo más, lo que sería Googlear ahora, había diccionario grande y revista Selecciones (que eran de los evangelistas, pero no digan nada porque más de uno no sabe) esa revista era como la palabra suprema, todo lo que decían tus viejos, había sido leído ahí.. no vas a querer discutir algo porque la razón la tenía Readers Digest! En fin.. una Cuarentena solo les hubiera disgustado porque no podían salir a ver vidrieras, porque en los pueblos la mayor satisfacción del finde era salir a ver vidrieras! O a la terminal a ver los colectivos que venían de Bs As para ver quién bajaba o subía, así de simples eran los argentinos, de postre mandarina o banana y si era sábado y venían visitas, te daban un licor de huevo y te hacían escuchar un cassette de cuentos verdes como una máxima hazaña! (porque no se podía tener cosas prohibidas en las casa’) Salir no era una preocupación porque había R12, Falcon, Fiat 128 o Peugeot 504 y todos con gomas recapadas y se usaba solo para ir a velorios o al médico. Espero haberles dado una pincelada de las diferencias y comodidades que existen en un hogar ahora cuando te piden que te quedes en tu casa! Y mi mayor finalidad fue haberte sacado una sonrisa en todos estos textos! Y espero no haberles interrumpido el Milagro de la Celda 7! Perdón por la cantidad de malas palabras, en los 80 se puteaba mucho.”

Extraído textualmente de redes sociales.

Escribinos tu propia visión para compartirla con miles de lectores, y enviala a direccionnba&gamil.com, asunto: carta de lectores.





Don`t copy text!