Tendencias

«Desahogo sexual doloso»: pedirán juicio político para el fiscal




Fernando Rivarola fue duramente cuestionado por utilizar esa figura en el pedido de juicio abreviado contra “hijos del poder” que están acusados por el abuso de una menor de 16 años.

La actuación del fiscal penal Fernando Rivarola en la causa que investiga el abuso en manada que sufrió una adolescente hace ocho años en la provincia de Chubut podría derivar en un jury de enjuiciamiento. Al menos así lo hizo saber el gobernador Mariano Arcioni, quien anunció que en los próximos días avanzarán para que el funcionario judicial sea sometido a juicio político.

Rivarola fue duramente cuestionado por utilizar la figura de «desahogo sexual doloso» en el pedido de juicio abreviado contra tres de los imputados y el sobreseimiento de otro.

Arcioni repudió la expresión que utilizó el fiscal, al igual que el ministro del Interior de la Nación, Wado de Pedro. “No toleramos más que se le dé la espalda a las víctimas. Es necesaria una reforma de la Justicia y que se investigue a fondo el accionar del fiscal en esta causa”, dijo el funcionario del gobierno nacional.

Frente al escándalo que provocó la frase de Rivarola, el Ministerio Público Fiscal emitió un comunicado en las últimas horas en el que afirmó que «cambiaron el sentido de los términos» de los dichos atribuidos al fiscal, y que «fueron sacados de contexto, sobre exponiendo a la víctima y poniendo en riesgo aspectos cruciales del proceso penal».

«En palabras simples, el abuso sexual es justamente una conducta que busca el desahogo sexual del autor sabiendo que lo hace sin el consentimiento de la víctima, que va a cometer un ataque sexual, que se trata de un delito, y consciente de ellos avanza sin consideración del daño que va a provocar en esta. Eso es dolo. Por eso, en el contexto de una exposición, el uso de la frase ‘desahogo sexual doloso’, resume lo que escribimos en varios renglones al comienzo de este párrafo, fundamentalmente si se hubiera utilizado en el contexto de audiencias o escritos reservados a los que solo debieran acceder profesionales del derecho que conocen el alcance el término dolo. En las audiencias orales y públicas, la Fiscalía en particular y los operadores del sistema penal en general, procuran en sus planteos y resoluciones, aclarar los términos legales para que se comprendan por quienes no son abogados».

Leé también  ¿Homenaje a Alberto Fernández o a Roberto Galán?

La investigación se inició a principios del 2019, a partir de la denuncia que realizó la víctima en las redes sociales. Cinco jóvenes, todos ellos hijos de conocidos empresarios de la zona, fueron acusados de violar a una menor de edad en la localidad de Playa Unión, en medio de una fiesta privada.

En los inicios de la causa, Rivarola pidió la imputación de sospechosos por el delito de «abuso sexual gravemente ultrajante». Sin embargo, el funcionario judicial habría decidido modificar la carátula por «abuso sexual simple agravado por la comisión de tres personas».

La manada de Chubut: investigan a «hijos del poder» por abuso sexual

El relato que hizo en su momento la víctima es estremecedor. “Fuimos a pasar la semana de la primavera a Playa Unión, Rawson, con un grupo de siete amigas. Estábamos en una fiesta que era en la casa de Robertino y Francesco V. y a poco tiempo de llegar perdí la consciencia y es ahí cuando una de mis amigas me encontró en una habitación siendo abusada por un grupo de cuatro varones: Ezequiel Q., Leo DV., Luciano M. y Robertino V. Joaquín P. era testigo y Tomás S. sostenía la puerta evitando que entre alguien o que yo pueda salir”, comienza el texto.

“Estaba en estado de shock y entre varias personas me intentaron calmar. Como estaba desnuda, buscaron mi ropa que estaba desparramada en la habitación oscura y llena de camas donde sucedió la violación. En ese momento el dueño de la casa echó a todo el mundo de la fiesta, al grito de ‘no cuenten nada’”, relató.

“Al volver a Madryn tuve un intento de suicidio, me encontraron mi mamá y mi papá y les conté lo que pasó, me llevaron al médico e hicieron el protocolo para la atención integral de víctimas de violencia sexual. Robertino V. se comunicó conmigo pidiéndome que ‘no lo denuncie porque sus padres se estaban por separar. Para lavar su nombre, Joaquín P. habló con mis papás mintiendo sobre su participación y confesando que me drogaron para someterme. A los días, una amiga los escuchó hablando, tranquilizándose entre ellos porque yo no había hecho la denuncia», recordó la víctima.

Fuente: Perfil.com




Don`t copy text!