Sociedad

Gestos: vecinos hacen una canchita para los niños del barrio




Ramallo pertenece al grupo de ciudades que se niegan a soltar el espíritu de pueblo tranquilo, de poder caminar por la calle, de sentarse en la vereda a tomar mates y sobre todo, de niños que juegan al fútbol en algún terreno baldío. La mayoría de nosotros hemos vivido la emoción de un partido con los chicos del barrio, armando el arco con dos trapos, volviendo a casa con las rodillas embarradas, felices siempre más allá del resultado, salvo si algún pelotazo nos daba en la cara.

Los “Terremotos”, como se hacen llamar, no quieren privarse de esas emociones. Son niños que formaron un equipo de fútbol y comenzaron jugando en un terreno que tenía los pastos largos y estaba sucio.

El famoso potrero, el lugar de los primeros raspones, las primeras discusiones con amigos, los goles más memorables que nunca nadie podrá volver a ver, los caños, las chilenas, cabeza, sombrerito, patadas, penales y simplemente fútbol. De allí salió nada más y nada menos que Diego Armando Maradona, que en Villa Fiorito dio los primeros pasos para convertirse en el mejor jugador de la historia.

No prometemos figuras que se destaquen en el mundo del deporte, pero está la certeza de ver niños jugando, divirtiéndose, alejados de la calle, donde la mayor preocupación que pueden tener es elegir el palo izquierdo o el derecho para patear al arco.

Aquí es donde aparece la figura de Manuel Mutti, un vecino que vio a estos pibes y se le ocurrió una idea que publicó en Facebook

Hola. Buenas noches. La idea de la canchita para los chicos es sólo para que no jueguen en la calle. Siempre juegan al fútbol en la calle y es un peligro. Son un montón de niños en el barrio. Un vecino tuvo una gran idea de cortarle el pasto. Mañana voy averiguar su nombre. Porque tuvo un gran gesto para con ellos. Y como los chicos vinieron a mi casa re contentos a contarme de su nueva canchita y fui a verla. El terreno es de la municipalidad si mal no me informaron. Mañana voy a ir hablar a ver si se lo prestan a los niños para poder jugar. Siempre está el pasto muy largo y es un peligro x la oscuridad. Yo me comprometo a mantenerlo y seguro gente del barrio se va copar con la idea.

Así comenzó el proyecto, el sueño, el deseo de un grupo de chicos que solo quieren demostrar sus habilidades, creerse Messi, Ronaldo o Neymar, festejar como ellos y sobre todo, ser felices un ratito transpirando la camiseta.

Ya conseguí unos conos y escaleritas x si quieren entrenar. Se los va a donar  Juan Jose Luna. Un señor siempre apegado al fútbol. Gracias Juan. Y el Club Social RAMALLO les va a donar un arco. Gracias Celeste querido. Q los chicos no dejen de jugar y q no se apaguen las raíces de los potreros. Por ellos. Gracias a todos por los mensajes. Todo es bienvenido así ellos son felices. Abrazos.

De esta manera, la canchita de Los Terremotos, ubicada en Eva Perón y Francia comenzaba a tomar forma.

Mañana x la mañana viene a limpiar y cortar bien el pasto del terreno gente del Corralón. Gracias x su gesto. Y a Dalmiro Gaeto por las donaciones de unos balones.

Así es como se logran las cosas. Una idea no basta, hay que poner manos a la obra y moverse para que se cumpla el objetivo. Entonces llegó el primer entrenamiento de Los Terremotos, con elementos profesionales y un gran profesor. Manuel Mutti decía lo siguiente:

De a poquito ya van armando su canchita. Están felices los enanos. Gracias Juan Jose Luna por los conos, tortuguitas y demas. Y muchas gracias a Ricardo Weler x ayudarnos acomodar en campo. Los chico lo quieren mucho. Salud campeones. LOS TERREMOTOS.

Hasta que el día más esperado llegó. Hay cambio en Los Terremotos, sale el arco hecho con palos de madera y entran dos arcos hermosos de hierro.

Quiero agradecer de todo corazón a Mario Menchini por su enorme gesto de hacer los arcos para la canchita de Los Terremotos. Un tipazo. Gracias Mario. Y también agradecer a Martin Pavoni que desde el día uno se comunicó conmigo para donar los caños para que los arcos sean realizados. Dos personas de gran corazón. Que fuerza q tendría este pueblo si todos tendríamos estas corazonadas sin política ni dinero de por medio. GRACIAS MARIO Y MARTÍN. Los chicos están felices, el barrio entero esta feliz. Abrazo enorme a los dos. Estos gestos merecen ser compartidos. Vamos todos Unidos. Por los chicos q son nuestro futuro. Saludos. Manuel.

Agradecer a Maxi Serna, papá de unos de Los Terremotos se ocupó de colaborar poniéndosela 10 en todo, que juntos con Juanjo Serna y Ricardo Weller (MUCHAS GRACIAS) le dimos una mano para dicha tarea realizada. Los Terremotos ya tienen sus arcos colocados. Están super felices y agradecidos con todos. Esperan ansioso q seque el hormigón colocado para poner a girar la redonda en el verde césped y llenar de goles los arcos. Gracias a todos los q colaboraron en este humilde gesto y por apoyarme a que los niños tengan su canchita.
Vamos los pibes… Saludos a todo, Flama.
” No nos dimos nada más, sólo un buen gesto”
Me quedo con la última frase que es del Indio Solari. “No nos dimos nada más, sólo un buen gesto”. Muchas veces con eso alcanza. El gesto, la voluntad, la certeza de estar buscando un bien mayor, de estar realizando una acción noble y sobre todo, pensar por un rato en el otro, en los otros. Pensar en los niños y sus infancias, en el juego y en la inocencia. Darles fútbol, que no es poca cosa y sobre todo, darles un gesto.




Don`t copy text!