Sociedad

Cómo vive la cuarentena «La Nena» Labanca, una abuela de 87 años




Este tiempo diferente que nos encontramos atravesando todos los  argentinos, donde comenzamos con una cuarentena que se extendió hacia un aislamiento y ahora, al menos aquí en Ramallo parece mantenerse en Distanciamiento Social, estamos transitando una “nueva normalidad” y no todos la vivimos de la misma manera.

Muchos han aprendido habilidades nuevas, han desarrollado sus dotes culinarias o su lado artístico y desde esta redacción hemos entrevistado a una abuela de 87 años que nos cuenta como ha vivido este tiempo particular.

Hablamos con una enfermera del pueblo, Helvecia Labanca, más conocida como “La Nena”.

“Yo soy nacida acá en el Ramallo, mi abuelo vivía en la calle que antes era general paz. En esa esquina que ahora es Eva Perón y San Francisco Javier nací yo, porque ahí  estaba el almacén de mi abuelo. Luego me vine a esta zona. En Gomendio 942, yo soy la más viejita del barrio. Tengo 87 y ya casi para los 88”, comenzó diciendo La Nena.

“NO USO BASTÓN, PORQUE EL BASTÓN ENVEJECE”

 “Hago de todo, tejo al crochet y a dos agujas, también tengo mi quintita con mis tomates y mis plantitas. Podo y acomodo mis plantas, todo lo hago yo. También tengo plantines de paltas, ajo porro, gajos de rosa y otras plantas. Me entretengo, mucho no me enteré que estábamos encerrados, está bien que no camino derecha y que ando medio viejardita pero NO USO BASTÓN, PORQUE EL BASTÓN ENVEJECE” describió la abuela.

Luego de recorrer su jardín y sus plantas, hemos conversado sobre su vida.

“Me llamo Helvecia Etelvina Labanca Musante. Hice los cursos de enfermería pero no para estar encerrada adentro sino para andar en el pueblo, me recorría el pueblo entero en bici o en moto. En aquel tiempo me conocía todas las casas y a casi toda la gente. Hay mucha gente que hasta el día de hoy me recuerda, algunos me dicen –Si me habrá pinchado o puesto inyecciones- otros me cuentan que su mamá le dijo que yo le había puestos los aritos y así un montón de gente, pero hay gente que ha crecido y mucho no me acuerdo de esas caras. A veces pasan por mi vereda y me saluda, a mí me da no sé qué y a muchos les pregunto el nombre porque no les conozco la cara”, detalló.

Mientras todos los vecinos ramallenses estábamos preocupados por no poder salir de nuestros hogares La Nena estaba “regía ni me he dado cuenta. Yo me pongo a tejer ya he hecho 20 camperitas de bebes para que la gente que no tenga con que abrigar a sus criaturas venga a casa que yo se las voy a dar.  También me siento un rato en la compu, abro mi Facebook. Ahí veo de quien es el cumpleaños para saludar, charlo, mando mensajes preguntando como están y ellos preguntan por mi lógicamente. Con eso me entretengo comentando, viendo y enterándome de todo. No preciso andar en la calle y menos para saber cosas y con mi telefonito, que es un Nokia, llamo a Bs As a una  amiga y estamos media hora hablando”.

Para finalizar le preguntamos a esta abuela, cuál sería el secreto para llegar a los 87 años y dijo “que vivan la vida lo más hermosa que puedan, alegres contentos y no haciendo mal a nadie porque Dios lo ve. Eso es la vida y hay que saberla vivir. Se que con la ayuda de Dios voy a llegar hasta los 100”.





Don`t copy text!