Opinión

Pandemia fase 5: ¿Porque los funcionarios de sectores “parados” siguen cobrando?




La pandemia ha vuelto a desnudar un malestar histórico de los ciudadanos con la política. La democracia permite al pueblo elegir a sus representantes y esto implica, obviamente, que el intendente ganador, conforme un equipo de funcionarios, que son quienes deben hacerse cargo de todas las gestiones que buscan el bien común y la mejora en la calidad de vida de los vecinos, de todos los vecinos, tanto los que los eligieron como los que no.

El gobierno no es el Estado. El estado perdurará cuando el gobierno de turno deje su lugar al gobierno que le siga. El Gobierno y sus funcionarios, cobran por el trabajo que deben hacer y que además, deben explicar, tengan o no ganas, tengan o no coraje, tengan o no respuestas. 

La falta de transparencia e información es una falencia histórica. Los gobiernos van pasando, uno tras otro, y mientras les toca gobernar, olvidan que el dinero que manejan es del pueblo. Cada decisión que se toma, debe ser informada, y es el ciudadano quien evaluará el desempeño. Desde el día que hicieron una promesa, hasta después incluso, de salir de la función pública, tienen el deber de rendir cuentas. 

 

Solidaridad desigual

La solidaridad que piden los gobiernos en argentina, chocan contra la solidaridad que claramente observa el ciudadano de a pie, que los funcionarios no practican. Hay un malestar tangible en gran parte de los vecinos, sobre todo en el contexto actual,  por la falta de claridad en algunas cuestiones. Y son debates que deben abrirse.

La suspensión de muchos trabajadores, el despido de otros, la baja de sus sueldos, el cierre de comercios impulsivo, el freno en la actividad de empresas e industrias, todo como consecuencia de las medidas preventivas del Estado Nacional y Provincial, a las que se ha adecuado el Municipio, provocó un “parate” histórico, que están sufriendo casi todos los sectores. Esto contrasta con la sensación de que el sector público como el político están al margen, y no parece justo. O en otras palabras, “cobran y no trabajan”. La sensación  es que en algunas áreas de gestión, no la hay. Y no se comprende por qué los funcionarios siguen cobrando sus sueldos si no hay actividades permitidas para los ciudadanos, impedidos de trabajar.

En marzo, una gacetilla oficial de la Municipalidad anunció con bombos y platillos que los funcionarios de la gestión Perié donarán parte de su sueldo pero se desconoce el destino de estos fondos. Hace algunas semanas, fue el concejal Cristian Mansilla quien puso el tema sobre la mesa nuevamente al demostrar que los concejales del Frente de Todos habían hecho un aporte al Hospital mostrando un comprobante de fecha 30 de marzo o 1 de abril. ¿Esto es suficiente solidaridad?

Preguntas incomodas 

Las preguntas que incomodan, no son nuevas, pero son cada vez más visibles.  ¿A dónde se dirigen los fondos que los vecinos aportamos mensualmente, si no hay actividades en la mitad de las secretarias?, ¿Porque el municipio se puede manejar solo con el 20 o 30% del personal?, ¿Por qué los cargos políticos siguen aumentando en cantidad, y cobran mientras todos estamos en casa sin poder trabajar?. Estas son solo tres preguntas entre tantas, en una situación de visible desigualdad entre el sector privado (al borde de la extinción) frente a un sector público aparentemente inmutable, donde los cargos políticos son los más cuestionados.  





Don`t copy text!