Inicio Opinión Opinión: “Vivas y libres nos queremos”

Opinión: “Vivas y libres nos queremos”

Por Pilar Mendoza Casacuberta, Casa de la Mujer y la Diversidad de Ramallo.

En ocasión del 25 de Noviembre, Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la mujer, denunciamos que las agresiones y asesinatos contra las mujeres se sostienen sobre una sociedad que naturaliza un sin fin de manifestaciones de violencias machistas, que van desde el humor sexista, el acoso callejero, el acoso cibernético, la ausencia de paridad, la doble jornada, la brecha salarial, la cosificación de las mujeres, el machismo institucional y el asesinato sistemático de mujeres y de sus hijos e hijas.

La violencia contra las mujeres está sustentada en una cultura cotidiana que normaliza innumerables formas de violencias machistas. Disculpen si el vocabulario no es el apropiado, pero a la hora de descalificarnos a las mujeres no se escatiman las palabras.

Micaela tenía 12 años. Un tipo de 26 la mató porque la nena no quiso tener sexo con él. Pero bueno, ella tenía varios Facebook y subía allí fotos “provocativas”, qué querés.

¿Y Melina? ¿Te acordás de ella? ¡¡Qué trola que era!! Los culpables de su violación y muerte no fueron los cuatro violadores y asesinos, sino ella, porque le gustaban los boliches y no estudiaba. O Daiana, que fue a una entrevista de trabajo de noche y vestida con short, a quién se le ocurre.

Marina y María José… ¡¡viajaban solas!! ¡¡Dos mujeres solas!! Ellas también,

¿qué esperaban? Lucia, 16 años. Fue drogada, y sin poder defenderse fue

torturada, violada y empalada. Falleció producto de las constantes violaciones y el excesivo dolor que le provoco un paro cardiaco. Pero decían que ella fue ahí por su propia voluntad HOY LA JUSTICIA VOLVIÓ A MATAR A LUCÍA.

Nuestra hermana fue asesinada, murió de dolor. El caso de Lucía fue FEMICIDIO, SÍ, aunque el sistema judicial patriarcal y machista que tenemos diga lo contrario, dejando a la luz su costado más oscuro, ese que nos sigue oprimiendo por ser mujeres.

Y podríamos seguir. Por un rato largo, porque la lista de víctimas de la violencia machista es eterna. Y la sarta de basura también machista para justificar cada caso, también es eterna.

Ángeles. Araceli. Lola. Micaela. Sheila… Una cada menos de 30 horas. Y a todas, pero todas, les pasó por putas. Mañana puedo ser yo o vos o tu hermana o tu mama o tu amiga la puta muerta, violada o golpeada del día.

La violencia contra las mujeres es una de las caras más dolorosas de la discriminación y tal vez la violación más frecuente, silenciada e impune de los derechos humanos, no sólo en Argentina sino a nivel mundial. Pero acá estamos, orgullosamente feministas, necesariamente inconvenientes. Contra el machismo, contra lo heteronormativo, contra el racismo, contra la explotación laboral, contra la explotación doméstica. Contra los feminicidios, contra las violaciones, contra los abusos sexuales, contra los pedófilos, contra los malos tratos, contra la trata de personas, contra la cosificación y mercantilización de nuestros cuerpos, contra las imposiciones de belleza, contra la lesbofobia, contra la transfobia, contra la homofobia, contra la masculinidad hegemónica, contra los patriarcas.

Leé también  Gran parte de San Pedro quedó  bajo el agua por el temporal

Acá estamos contra los “no te metas”, contra quienes nos ridiculizan, contra quienes minimizan nuestros reclamos. Acá estamos quienes nos organizamos, pasamos la voz, resistimos y no toleramos más. Acá estamos….

Quienes exigimos políticas públicas en pos de ciudadanías plenas

Quienes reivindicamos el derecho al placer

Quienes nos hermanamos

Quienes promovemos otras vidas posibles

Quienes no nos conformamos con la maternidad como único proyecto de vida

Quienes no tenemos miedo

Quienes somos temidas

Quienes sabemos que hay machistas de derecha y machistas de izquierda

Quienes sabemos que lo personal es político

Quienes sabemos que los derechos se conquistan

Quienes nos merecemos otra vida digna de ser vivida

Quienes construimos otros ojos para poder mirar el mundo

Quienes soñamos con salir de todos los armarios

Quienes resistimos con pasión y nos apasionamos resistiendo

Acá estamos, porque el heteropatriarcado conforma un sistema que nos ha declarado la guerra a las mujeres y a los grupos que no se ajustan a lo heteronormativo. Porque sabemos que los 225 feminicidios registrados este año en el país son fruto de las violencias sexistas

Acá estamos quienes queremos revolución en las plazas, en las fábricas, en las escuelas, en los sindicatos, en los partidos políticos, en los medios de comunicación, en las casas y en las camas… 

Acá estamos, siendo feministas, porque hemos venido para quedarnos… con la enseñanza implacable de nuestras queridas Madres de que “la única lucha que se pierde es la que se abandona”. Vamos a seguir llenando las calles, vamos a seguir liberándonos, hermanándonos, empoderándonos, saliendo de la sumisión, saliendo de los closets y de los estándares; vamos a seguir gritando, escrachando, reclamando, marcando responsables….denunciando, marchando y despertando….

PORQUE NOS SIGUEN MATANDO. Y SI TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS. VIVAS Y LIBRES NOS QUEREMOS!

Imágenes: Intervención artística en la Plaza José María Bustos, por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *