domingo, diciembre 15, 2019
Opinión

Opinión: La mudanza del HCD, crónica de un papelón




El cruce epistolar en el Concejo Deliberante deja en evidencia la poca voluntad de los actores en llegar a una solución. Sin dialogo en el recinto, mudaron el poder legislativo al Correo Argentino.

Crónica de un papelón

La sanción del Presupuesto 2019 entro en un torbellino de torpezas políticas. Primero por el desplante del oficialismo, yéndose del recinto en plena sesión. Luego porque la oposición de querer seguir sesionando en la ilegalidad. Y tercero, porque el bloque de Un País no puede garantizar ni un mayor contribuyente siquiera.

Ante ese marco, y a dos meses de la fatídica sesión, Ramallo carece de Presupuesto, navega sin actualización de tasas y con la sangría de 8 millones de pesos mensuales, con un Concejo Deliberante sin dialogo y con amenazas cruzadas.

Desde la Presidencia del Concejo se insistió en consultar al Tribunal de Cuentas para que ordenara los pasos a seguir. Envió varias consultas, la primera dos días después de la sesión del 26 de diciembre, y las restantes en febrero. Todavía sin respuestas.

La falta de contestación del Tribunal de Cuentas fue la excusa perfecta para no convocar a sesión extraordinaria, tal como lo pidió el mismísimo intendente en varias oportunidades. Costoya, en su rol de presidente del cuerpo, decidió esperar que se expidan en sus consultas. Incluso argumenta que en una reunión de comisión, los presidentes de bloque acompañaron la decisión.

El acta tiene fecha el 5 de febrero, y desde entonces no volvieron a reunirse.

Cartas Documentos

El oficialismo tomo la desacertada decisión de recurrir a las vías legales para solucionar el conflicto. El método usado fue una intimación por carta documento al presidente del HCD, bajo la amenaza de que “su incumplimiento le ocasiona al municipio un perjuicio económico irreparable, el cual será imputado a su negligencia y deliberado incumplimiento de los deberes de funcionario público. En caso de no cumplir con la intimación efectuada, nos veremos en la obligación de recurrir a la justicia”. La carta fue enviada el martes 19, con un plazo de 72hs para responder.

El silencio de Cambiemos fue elocuente, ningún concejal salió a contestar, ni respaldo al presidente Costoya. Recién el jueves, en horas de la noche, un soberbio descargo fue publicado en las redes sociales, pero sin declaraciones.

Pero Sergio Costoya pago con la misma moneda, le respondió a Elvio Zanazi, presidente del bloque oficialista, amenazándolo con iniciar acciones legales también. En su respuesta, Costoya rechaza la carta documento que le fue enviada, e insiste en esperar la respuesta del Tribunal de Cuentas con el cual se han puesto en contacto en reiteradas oportunidades.

Además amenaza sosteniendo que «de persistir estos actos intimidatorios, me veré obligado a recurrir a la vía judicial que corresponda». Un capítulo más, se suma a la seguidilla de actos bochornosos que está inmerso el Concejo Deliberante local.

Se muda el HCD

La irresponsabilidad de los actores políticos que componen el Concejo Deliberante de Ramallo demuestra su incapacidad de llegar a un acuerdo satisfactorio. La falta de dialogo, lleva a que la única vía de comunicación sea a través de cartas documento.

De seguir así, dilatando el tratamiento, Ramallo seguirá sin presupuesto, perdiendo millones de pesos y el Concejo Deliberante se mudara de edificio: la casa política, de ahora en más, será el Correo Argentino, al menos allí los ediles han encontrado el “dialogo” perdido.





El Granate recibe al colista Sol de Mayo en la cuarta fecha del Federal A,…