miércoles, diciembre 4, 2019
Opinión

La miserable utilización política del dolor

La muerte de un joven abrió un nuevo capítulo en esta campaña electoral de Ramallo. La oposición, encarnada por el presidente del Concejo Deliberante, muestra una intencionalidad marcada de la utilización del dolor en medio de una campaña sucia.

Un vecino de Ramallo grabo con su celular, el día domingo, que en la Unidad Sanitaria de Villa Ramallo no había nadie atendiendo. En ese momento, el personal afectado había salido para atender una urgencia, y el lugar quedo desolado. El hombre había llevado a su hijo, un joven de 30 años, por un problema respiratorio. Luego se dirigió al hospital Gomendio donde quedó internado, días más tarde fue derivado a San Nicolás por la complejidad del cuadro, donde lamentablemente falleció el día jueves.

Desde ese momento, el video filmado se hizo viral, y desde la oposición, puntualmente Juntos por el Cambio, salió a aprovechar el dolor ajeno de la familia para hacer política de chicanas. Sergio Costoya, presidente del Concejo Deliberante, intentó responsabilizar al Hospital Gomendio y a su cuerpo de médicos, enfermeros y personal, de la muerte del joven.

En esta campaña electoral, que en un principio se presentaba austera y respetuosa, cambió radicalmente a raíz de la irresponsable utilizacion del dolor ajeno a días de las PASO. Desde la oposición no dudaron ni un momento en instalar que el personal del Hospital atiende de mala manera al vecino, que hay faltante de insumos y recursos, faltan médicos y exagerar los reclamos.

Apuntar al trabajador de la salud en Ramallo, es otro indicador de que esta campaña electoral vale todo, sobre todo cuando las responsabilidades no están claras.

Sergio Costoya señala con su dedo las responsabilidades del Ejecutivo, sin medir cuán irresponsable fue el accionar de Cambiemos durante estos dos años que esta como presidente del Concejo Deliberante.

A fines de 2018, su accionar, acompañado por el resto de los concejales del radicalismo y el Pro, fue el de desfinanciar al estado municipal. Primero en no votar el presupuesto, que también recoge los recursos del Hospital Gomendio; luego en dejar al Ejecutivo sin recursos por cuatro meses, para terminar votando un presupuesto para el municipio y el hospital por debajo de lo que había calculado el oficialismo. Intento Cambiemos administrar los recursos municipales desde su función legislativa. En la historia de Ramallo, nunca un gobierno se quedó sin presupuesto. Gracias a Costoya y su gente, entro de lleno en ella.

La responsabilidad de dejar con menos recursos al efector de salud, corresponde a la intención de Cambiemos de hacer ingobernable el municipio: menos presupuesto, menos recaudación, dilatando proyectos para que no se instalen empresas o lleguen inversiones. Cambiemos al frente del Concejo Deliberante fue, y es, una “máquina de impedir”.

Este último hecho, la utilización de la muerte de un joven para hacer campaña sucia en Ramallo, está dentro de las cuestiones que nos tenía acostumbrado el Santallismo. Deja en claro el nivel de debate que se quiere para nuestro partido: donde el “vale todo” es la campaña que quiere hacer Juntos para el Cambio, ante la falta de propuestas o ideas, ensuciar la cancha es la solución. Hoy fue la utilización miserable del dolor ajeno como política barata, ahora queda saber cuál será el próximo acto.





El sábado, la policía aprehendió a dos jóvenes por tenencia de estupefacientes, en el marco…