martes, noviembre 19, 2019
Opinión

Candidatos de Cambiemos en deuda

Perie y los candidatos de Santalla al Concejo, nos pide un voto de confianza para asumir los destinos de Ramallo, mientras critican la entrega de alimentos del gobierno local, y se llaman al silencio, para regalar carteras y chalinas.

El macrismo local no ha reconocido aún el desastre en que se encuentra empantanado más de medio país, culpa de la acción u omisión de su propio gobierno.  Se nota claramente que “los mejores de los últimos 50 años” como se definió Macri, siguen incapacitados de hacer un diagnóstico. Y por lo que vimos hasta hoy, tampoco tienen un plan de salida. Solo piden que les tengamos confianza que esta vez sí escucharon el reclamo.

En nuestro partido, casi nos conocemos todos. Los candidatos que están viviendo del estado nacional, provincial o municipal, o aspiran a vivir del estado local, pidiendo nuestro voto. Pero olvidan que están en deuda con la sociedad.

Los 3 más importantes: Díaz, Dusso y Cardozo, deben dar explicaciones.  Los candidatos locales deben aprender a expresarse sin miedo y sin libretos. Deben responder a los medios y a la gente cuantas preguntas deban enfrentar. No es una cuestión de gusto, sino de deber público. Aunque es cierto, imitar a Santalla o Perié, usar la estrategia de victimizarse y esconderse, siempre les ahorrará malos momentos, pero es una actitud cobarde e irresponsable, y tan básica como ineficaz.

Se autoseñalan como víctimas. Pero no lo son. Simplemente se sienten cuestionados, y con razón. Parecen no entender porque tienen el deber de explicar sus proyectos o su apoyo al macrismo, y se consideran atacados por la prensa. Se enfurecen ante las preguntas incomodas, evitando la obligación que tiene de presentar ideas (que no sabemos si tienen), mostrar soluciones, y dar explicaciones claras sobre sus pares y sus acciones. No solo nos deben explicar que piensan respecto a cada tema, sus criterios y prioridades, y porque confiar en ellos.  Pero también deben explicar los 4 años de un código urbano paralizado, de cuyos compañeros de frente político, son los responsables, y también de que esas posibilidades no se hayan trasladado a puesto de trabajo, a barrios en desarrollo, etc.

Los aspirantes locales a concejales o a la intendencia, se atrincheran en el bunker ante las amenazantes “preguntas” de nuestro medio. Y desde ahí vociferan que lo nuestro son solo ataques. Tristísimo, sobre todo para una nueva generación que Santalla no permitió que creciera y le hiciera sombra desde década y media atrás. Dirigentes que solo tendrán futuro si logran separarse de los vicios del santalismo.





El cierre de campaña se vio embarrado acusaciones cruzadas de último momento, donde se puso…