ActualidadOpinión

WBP: El impacto para Ramallo, de los mega eventos.

White Boutique Party es una marca en sí misma, que utiliza las instalaciones de Playa Blanca y el entorno natural único a la vera del majestuoso rio Paraná, para llevar este evento único en todo el país, y de uno de los más grandes de Latinoamérica, por su puesta en escena, por su calidad, por sus shows, por el nivel de convocatoria que ha adquirido a lo largo de los años.

la marca White Boutique Party, nacida en Ramallo, tiene hoy en día tal nivel de produccion,  visión y organización, que ha comenzado a extenderse a otros lugares en diferentes momentos del año. Hasta ahora, la otra ciudad beneficiada por otra fiesta similar es Villa Maria, en Cordoba, donde ya se realizó la primera presentación en 2015;  y también trascenderá las fronteras del país, ya que próximamente se estrenará en Brasilia.

Es una oportunidad única para nuestro partido y depende de nuestro cuidado y apoyo sacarle el mejor beneficio posible. La fiesta que Ramallo tiene el privilegio de dar vida y que se hace bajo riesgo e inversión privada, es una gran apuesta que posiciona a nuestro partido entre los más visibles, ya que no solo convoca gente de Ramallo y la región, sino que sobre todo atrae la atención y la llegada de asistentes de todo el país y e internacionales.

Ya se conoce que asistirán desde lugares tan remotos como Alemania, España y Brasil, Chile, México, Uruguay y Paraguay entre otros. Del interior, llegaran asistentes y ómnibus desde por lo menos  20 ciudades de diferentes provincias. De Capital federal contaremos con visitas de invitados especiales y famosos que año a año se acercan al evento y tienen la oportunidad  de conocer Ramallo y alojarse aquí o en la zona.  En Mendoza, la organización llevó adelante una fuerte inversión publicitaria extendiendo no solo la marca de la fiesta sino el nombre de nuestro partido. Desde Mendoza se esperan algunos vuelos con público del oeste argentino que vendrá a disfrutar del evento y conocer Ramallo.

Mientras tanto, todos los comercios textiles, renovaron sus vidrieras para presentar todas las opciones de blanco, acompañando la trascendencia de la fiesta.

Hacernos conocidos, y mostrar a Ramallo, gracias a la inversión privada.

No se puede dejar de lado el impacto que produce concentrar tanta gente de diferentes lugares en un show de semejante calidad, quienes se llevaran un recuerdo que se transmitirá de boca en boca, sobre todo por todo el país. Esto nos hace conocidos, nos pone en el mapa, nos abre posibilidades, atrae nuevas oportunidades de todo tipo, y nos empuja a ser visibles, un sueño que no imagino ni el más osado visionario local. Todo ha salido tan bien hasta el momento, que a nivel turístico y de conocimiento del lugar, no tiene más posibilidades que seguir creciendo, y nos sirve para mostrar a nuestra ciudad y nuestra costa, a públicos inimaginables que de no ser por esta mega fiesta, jamás alcanzaríamos. Lo que a San Pedro le costó 50 años para instalarse como lugar turístico, nosotros lo superaremos en una década, y este es el octavo año de mostrar a Ramallo en cientos de lugares inaccesibles para el presupuesto del estado local.

Cobertura Nacional.

Este año la difusión nacional se apoyó en  medios nacionales (canal 13 y TN) que lo están cubriendo, hay cartelería y gigantografías en diferentes zonas de Buenos Aires; radio, tv  y cartelería en otras provincias, donde siempre se menciona “Playa Blanca-Ramallo, Buenos Aires”. En Mendoza también se ha realizado una gran campaña publicitaria para la difusión del evento, que hace que el país conozca a Ramallo.  Canal 13 tiene alcance a todo Latinoamérica y también hace que se hable de nuestra localidad.”.

Inspiración y potenciación de Ramallo como sitio turístico.

Recordemos que este gran emprendimiento motivó y apoyará, otras grandes movidas. Desde este año se suma la visión innovadora y arriesgada, y enorme esfuerzo que varias instituciones que están poniéndolo todo para organizar, financiar y revivir la época de oro de los carnavales, con shows de nivel nacional, que también empujaran la máquina de atraer público e ingresos económicos a Ramallo, desarrollando un industria del entretenimiento y mini turismo sana y muy productiva.

Estamos frente a una etapa en que la gestión privada y de instituciones, apoyadas por el estado local, pueden cambiar para siempre el Ramallo olvidado que todos conocíamos.

A estos fines, también se suman la “expo agro” que por tercer año se realiza en Ramallo, colmando todos las reservas de alojamiento desde semanas previas hasta días posteriores la exposición. Este otro evento logra atrapar un público que de otra manera seria difícil de hacer llegar a Ramallo.  Está en la iniciativa del estado tentarlos a conocer la costa para que vuelvan en calidad de turistas y gasten en servicios, en Ramallo.

Valdría recuperar a futuro el tradicional festival “Ramallo Porá”, para cerrar un circuito que catapulte a Ramallo como foco de atracción turística para todos los gustos.

La consecuencia económica de la mega fiesta local: 

Como primera cuestión, todos los eventos tributan al estado local, o indirectamente lo hacen a instituciones de bien público, lo cual no deja de ser un buen ingreso para cualquier destino que se le dé a dichos recursos (salvo cuando el gobierno ha perdonado, eximido o liberado, en forma dudosa, delos pagos que le caben a los organizadores por el ingreso de entradas, y demás cuestiones contempladas en las normativas locales).

Pero es mucho mayor el beneficio económico que se captura el sector de turismo y afines. Año a año la Secretaría de Turismo de Ramallo informa que  la capacidad hotelera de la ciudad se encuentra colapsada no solo la noche de la fiesta, sino  el fin de semana completo, ya que muchos aprovechan y se quedan a disfrutar de la costa y la ciudad, varios días. 

La fiesta tracciona un cumulo de turistas que vienen a Ramallo y Villa Ramallo, no solo otorgándole la posibilidad  de conocer Ramallo, sino impulsando el movimiento económico local que van desde el combustible, alimentos en hoteles, casas, cabañas y se sumó este año el alojamientos en camping manantiales para jóvenes que vengan desde lejos a pasar un fin de semana entero en Ramallo. La estadía de los principales alojamientos ya están agotadas y a punto de hacerlo también en la hotelería de San Nicolás. El evento genera ocupación temporal para decenas de personas que trabajaran desde semanas antes, día y noche, tanto en el montaje y desmontaje de toda la infraestructura de la fiesta. Todos esto sumado al aumento de concurrencia a bares y Restaurantes en los días y semanas que rodean a la fiesta.

Toda una movida que deja a Ramallo impreso en el mapa de puntos de convocatoria turística de relevancia nacional, un orgullo que pocas ciudades pueden ostentar, menos aun con el prestigio de la fiesta, superior a cualquiera que se haga en la actualidad en la costa argentina u otras zonas clásica de turismo nacional.

  • Opinión
  • Destacada
  • Turismo
  • Informes Especiales




    Don`t copy text!