Actualidad

OBRA EN REGLA EN EL PASEO DE LOS OLIVOS




Ramallo informa atendió la inquietud de un vecino que  sintió cuestionada su honorabilidad, tras la publicación de un artículo periodístico el martes pasado, bajo el título “el cubo de hormigón”, donde se describía la construcción hecha por él, en lo que visualmente se ve a simple vista como la ocupación de la caída de la barranca, la banquina de la calle, e incluso llegando al borde de la propia calle, en el paseo de los olivos.

 

 

La publicación de esta construcción descrita en la nota, fue cuestionada por el vecino, titular del terreno, en forma extremadamente respetuosa y cabe que aclaremos, que aunque en ningún momento se dijo que era ilegal, la interpretación de la misma, puede prestarse a esa impresión, y decidimos aclarar y detallar con esta nota, a fin de dejar en claro la situación y el correcto proceder del vecino.

 

El dueño del predio en cuestión pidió los permisos pertinentes en tiempo y forma, y le fueron concedidos y aprobados por el departamento de obras públicas del municipio de Ramallo el 5 de diciembre de 2013. El vecino realizó la construcción totalmente en regla y dentro del lote de su propiedad. Según los planos que nos presentó y que pudimos chequear en el municipio, la obra en cuestión es perfectamente legal y ajustada a los permisos.

 

Aunque reticentes a dar declaraciones, los responsables de la aprobación, coinciden en la veracidad del plateo del vecino. La declaración del propietario como la del funcionario de obras públicas, concluyen que no solo construyó dentro de su terreno sino que además, por la irregularidad de los lotes de ese sector, el vecino resignó hasta 1,92 más. De su propio terreno en la esquina del mismo.  El prudente proceder del vecino, pone de manifiesto que de haber construido totalmente dentro de su propio  terreno, hubiera ocupado parte de  la calle, y aun así también hubiera sido perfectamente legal.

 

 

Los permisos están aprobados por Lucas Carignani y Sergio Fronti, ambos arquitectos del municipio, como demuestra el documento de autorización de obra. Esto exime de toda responsabilidad al vecino, sobre la denuncia que realizamos la semana pasada. En la presente nota, exponemos no solo su derecho a réplica, sino que periodísticamente hemos accedido a chequear la documentación presentada por el vecino, dejando en claro su honesto y correcto proceder.

 

 

Vale la pena aclarar que esto dispara otra discusión que trataremos más adelante, y que está asentada en la irresponsabilidad de la construcción de una calle de un paseo público en terrenos privados, ocasionando no solo la ocupación del espacio privando, también afecta la credibilidad del vecino aun si no se hubiera publicado la nota, y peor aún, demuestra la improvisación de las obras públicas, que en este caso vienen de décadas y que no fueron corregidas. Cuando volvamos a tratar el tema, expondremos los croquis de los planos tal como indica el departamento de catastro y la inapropiada construcción de la calle en un lugar que no corresponde, aunque estemos acostumbrados a transitarla.





Don`t copy text!