Actualidad

“No les voy a mentir, no hay soluciones mágicas”




 

En la noche de ayer lunes, empujados por la bronca a raíz delos hechos delictivos del fin de semana, se repitió un cuadro de situación, que no es el primero, ni será el ultimo. Una manifestación de gente auto convocada a través de las redes sociales se congregó en el frente del palacio municipal y luego, para tratar de poner un poco de orden, se trasladaron al patio de las banderas. En este caso, fueron un número significativamente más alto de participantes que asistieron  a gritar sus reclamos, que en ocasiones anteriores. Estacion NBA pudo transmitir en vivo las 2 horas de agitadas discusiones en la plaza pública y recoger decenas de declaraciones y opiniones de vecinos.


 

 

INDIGNACION Y BRONCA.

Esta no es la primera vez que se hace una marcha, y tampoco será la última, ya que la sociedad reacciona, no frente a la impericia o la falta de gestión, sino ante los hechos que considera que se pasaron de la raya (y por suerte que la comunidad aun reacciona, aunque sea en estos casos).  Se oyeron reglamos desde robos de bicicletas y motos, hasta robos con maltratos, robos de autos,  hurtos, secuestros  y de todo tipo de cuestiones que tiene que ver con la inseguridad que vive la gente. Teresita, al grito de “no es una sensación, es una realidad” fue seguida de otro vecino que gritaba “sacaron a un inútil para poner a otro”, y le siguieron los pedidos de policías permanentes en los accesos, a los que la policía se comprometió a implementarlos a partir de hoy martes. En uno de los pocos datos que se animó a decir Santalla, citó que hay gente que tiene 25 entradas en una comisaria en un solo año, y aunque se esclarezca el hecho con estos individuos, siguen en la calle. Así, se defendía mostrando otro de los problemas reales, la justicia no funciona como la gente espera que lo haga: encerrando a los ladrones.  La temperatura subió cada vez más y los reclamos se multiplicaron hasta llegar a pedir la salida de Giovanelli de la Secretaria de Gobierno por no estar a la atura de los acontecimientos.

 

 

El secretario de gobierno Alejo Giovanelli, se lo vió pasar uno de los momentos más incómodos de su vida, y algo parecido, aunque están mas curtidos, atravesaron Lavagnino (policía distrital) y Santalla (intendente). Con aparente valentía pero sin tener mucha idea de que respuestas dar, esperaron la maroma de 400 vecinos enojados y casi sin argumentos, trataron de contestar lo que no se puede responder en 5 minutos, ya que no hay soluciones mágicas, mas allá que sea el deseo de todos hallar esas respuestas. Santalla no se comprometió a nada que calme mágicamente los ánimos, fue claro desde el inicio, al decirlo con todas las letras, aunque queda para próximas notas, lo que sí podría hacer y está en sus posibilidades llevar a cabo, si es el tema se lo abordara en serio.

 

El único compromiso asumido por Santalla fue el de escuchar a la gente y alentó a formar una comisión de vecinos, a atenderlos las veces que sea necesario, y a gestionar para el arribo de 24 nuevo policías que llegaran a Ramallo luego de que finalice el operativo sol en 20 o 30 días, y que serán repartidos entre los diferentes horarios de las 3 localidades. También es obvio que aun con toda la buena intención del municipio y de la propia policía, es no alcanzará a solucionar demasiado. Nunca alcanzaran los policías, si se busca la solución solo por ese lado, pero tal vez aplaque los ánimos de la gente y persuada y evite  algunos delitos menores.

 

 

La gente reaccionó, y eso es bueno. Las autoridades dieron la cara y eso es un buen comienzo, pero tanto unos como otros,  duermen entre un acontecimiento automático y otro. La sociedad lee los hechos policiales locales que se publican a diario, con enorme interés, pero no se traduce en exigencias hacia las autoridades hasta que un hecho es lo suficientemente motivador como para terminar con la paciencia de algunos. Si no se continua en discusiones por buscar salidas al problema, y esta marcha fue solamente una mera catarsis colectiva, no habrá servido para nada.  Las autoridades no se ocupan seriamente de este y otros temas trascendentes, salvo cuando la gente los presiona.  Y por último, las soluciones reales, las de fondo, son responsabilidad de todos y quedaron en tintero, aun sin discutir.  





Don`t copy text!