Actualidad

Mucho sueldo, poca responsabilidad…




La actuación de algunos concejales es lamentable. “ Desinteligencias” tan básicas son dignas de funcionarios tremendamente irresponsables y reflejan el único valor que tienen sus trabajos como concejales: el valor económico, por supuesto.

 

El martes pasado debió llevarse a cabo la primera audiencia que reuniría a profesionales que asistirían desde diferentes puntos del país, ad honorem, para tratar las problemáticas que tienen que ver con los agro-tóxicos. Aunque pueda pasar desapercibido el tema es absolutamente trascendente para la salud de toda la sociedad.

El concejal Poletti presentó el proyecto de las asambleas abiertas, el cual fue aprobado por unanimidad, y del cual él mismo quedó a cargo de la coordinación General, como presidente de la Comisión que también integran Alejandro Agotegaray, Romulo Desposito y Sergio Roma.

 

TOMALA VOS… DAMELA A MÍ….    Obsérvese si el siguiente cruce no se parece más a una  tomada de pelo, que a un descuido. La reunión debió cancelarse ya que  nadie consultó a la subsecretaría de cultura, si estaría libre el auditorio la noche del martes. Agotegray muy enojado confirmó a NBA que el encargado de esta misión era el concejal Poletti. El concejal Poletti como siempre estuvo ausente el día del evento, y por ausente no sólo nos referimos a que no se encontraban en Ramallo organizando, sino que tampoco envió ningún comunicado ni a la prensa ni a los vecinos que participarían del encuentro, como tampoco atendió los teléfonos ante los requerimientos para saber qué estaba sucediendo. Poletti se encontraba en su segundo trabajo en Buenos Aires y por lo que pudimos confirmar, habría delegado en sus colaboradores estas y otras cuestiones simples, para la organización del encuentro, cosa que tampoco nadie asume.

El miércoles a la mañana, la pelota la tomó uno de los colaboradores de Poletti, Agustin De Bucci y la pateó contra Romulo Despositio, acusándolo del olvido de la reserva del auditorio “el concejal Desposito era el responsable”. Y la rueda de pasarse la pelota sigue…. y hasta deja de importar el nombre del inútil que no hizo una llamada.

Es una falta de respeto no solo para con los disertantes que venían de afuera, sino también para con la sociedad y a los participantes interesados en el tema, quienes entregran parte de su tiempo sin cobrar, a diferencia de los ediles, para procurar una mejora en el marco del manejo de sustancias toxicas, en pro de cuidar la salud actual y futura de todos nosotros.

Pero ¿dónde estaba Poletti?, ¿dónde estaba Desposito?.  El día del evento, ninguno estaba en su trabajo, en el concejo deliberante, sino en sus propios trabajos particulares.

¿Y EL AUDITORIO?. Chequeando la información, consultamos al Sub secretario de Cultura, quien nos confirmó que no solo nadie se había comunicado con el por la reserva del auditorio, tampoco hablaron intentando cambios de horarios que podrían haber realizado, y peor aún,  fue el propio Gaeto el que  advirtió la superposición de actividades el día anterior al recibir un mail con la información del encuentro, y quien aviso el inconveniente.

 

CONCLUSIÓN.  El uso que se le daría al auditorio el día en cuestión, al fin de cuentas, no se llevo a cabo y el lugar no se uso para nada.

Los ambientalistas que ya habían comprometido la presencia de especialistas de otros lugares del territorio, enfrentaron el papelón y tuvieron que pedir disculpas por la ineptitud de cualquiera sea el funcionario que haya fallado, y reprogramar la visita de los profesionales comprometidos.

 

¿Y los ediles y funcionarios (i)responsables?… -bien gracias!-. Cada uno en la suya.





Don`t copy text!