Actualidad

La mamá de valentina cuenta el calvario que vive su hija




San Pedro-Las críticas en San Pedro fueron inmediatas. Una periodista local le dijo a María “que cómo iba a contar todo ese morbo, que no lo difundiera, que no exponga a su hija”, sin saber que fue Valentina misma la que se decidió a hablar, aconsejada por su analista particular. Días atrás, el ginecólogo que debía revisar a su hija tras la violación –y que fue sumariado tras llegar horas más tarde– la llamó a María no para ofrecerle apoyo, sino para cuestionarla por su suerte: “Soy tan ingenua que pensé que me llamaba para preguntarme por mi hija”, dice. Para colmo, los testigos tardan en aparecer: una oficial de Policía que actuó en el hecho, según ella, dijo no tener registro alguno de la noche del 14 de marzo al declarar. Lo cierto es que María se cansó. Su hija también.

María afirma: “Me han dicho de todo, cosas que me afectan como mamá. Y mi hija se cansó de que hablen por gusto. Había 500 personas en esa fiesta. Hablaron de más, decían que se la habían buscado, que estaban haciendo cosas raras, que si no hubiese salido del salón no le habría pasado nada. El analista le dijo a mi hija: ‘Si no contás lo que te pasó, todos te minimizan'”. María, puntualmente, habla de “injusticias”. Y esto, en un pueblo chico, con elecciones en el horizonte inmediato, es un puñal por lo menos incómodo.

¿Qué “injusticias”, puntualmente?

-La injusticia de no tener respuestas. Para empezar, estaba en una fiesta de quince, en el mismo predio, a 50 metros de la fiesta misma detrás de un montículo de tierra y unos pinos. Había 500 personas. El protocolo para víctimas de violación no funcionó, ni en el Hospital Municipal ni en la comisaría. Tuve que gestionar medicamentos en forma particular. En la comisaría, a las 5 de la mañana empiezo a pedir por favor con un médico. Recién llega al hospital a las 11 de la mañana. Los asistentes sociales en un primer momento tampoco aparecieron. Nadie se hace cargo. El lugar de la fiesta, Quinta El Nono, volvió a abrir; ya tiene eventos este mes.

Hoy hay tres detenidos por el hecho –dos mayores, un menor– en una causa llevada adelante por el fiscal de menores Alejandro López, que espera cotejos de muestras de ADN y busca a dos prófugos, uno de ellos un joven de 22 años que ya fue identificado y que tiene un pedido de captura en su contra. Dos de los detenidos fueron atacados a golpes por gente presente en la fiesta, con lesiones que perduran hasta hoy. Uno de ellos fue encontrado con la camisa del novio de Valentina, que fue atado a un árbol en el hecho y forzado a mirar, y con la cadenita y el celular de la joven. Pero para Valentina y su novio, la lesión no se cierra solo con un expediente elevado a juicio.

Fuente: Infobae.com





Don`t copy text!