Actualidad

Ineptitud y desinterés, mas indiferencia social




…. “prácticamente se  encontraría solucionado” y “se les brindará la capacitación…”. Siempre la misma respuesta. Siempre está “casi” solucionado.  Es increíble que medidas que se pueden tomar en tres minutos aun no haya sido implementada por la dirección del hospital. No hay excusa ni explicación posible para tal demora, salvo el absoluto desinterés  y falta de compromiso del responsable del nosocomio.

Pasaron  más de cuatro meses de la dolorosa muerte de Luciano. Esta semana una veintena de personas que se niegan al olvido de las autoridades y de la sociedad, solas pero inquebrantables en su voluntad, se movilizaron con sus banderas al frente del municipio para protestar y por momentos cortaron el tránsito sobre las Avenidas San Martín y Belgrano. No fueron atendidos por el responsable máximo, el Dr Van Kemenade, sino que quien tuvo que dar la cara fue el Administrador Roberto Pineda, quien manifestó que aún no está resuelto el tema del ambulanciero y el personal de enfermería pertinente, pero con optimismo agregó “este es un tema que prácticamente se encontraría solucionado ya que se habló con el personal de enfermería del Paraíso quien expresaron que por falta de práctica se sienten incapacitados en determinadas cuestiones, por tal motivo se les brindará la capacitación correspondiente para terminar de solucionar esta cuestión”. El problema es que mientras este el “casi”, la solución no es tal. 

Recordemos que quienes se movilizaron por enésima vez hacía el edificio municipal en busca de soluciones que no llegan, son los familiares y amigos de Luciano Bustos (de 16 años) que falleciera en un accidente de tránsito el pasado 11 de enero, en el acceso a El Paraíso, y dando el ejemplo, llevaron adelante otra clara demostración de memoria, no dejando que el asunto se diluya, como parece estar destinado a suceder. Ya habíamos publicado “el cuento de los 15 días” relatado por el inoperante Director del hospital, quien había prometido soluciones y definiciones en el término de 2 semanas. Van Kemenade, a esta altura no tiene resueltas las condiciones mínimas exigidas con absoluta coherencia y responsabilidad por parte de vecinos de El Paraíso y de familiares de la víctima.  

En aquella ocasión, Una ambulancia que concurrió al lugar y no tenía los elementos mínimos para poder trasladar un paciente y un Médico que se habría negado a concurrir al lugar aduciendo que estaba atendiendo pacientes en la Unidad Sanitaria de Villa Ramallo termino con la imposibilidad de salvar la vida de Luciano. Para las autoridades este puede ser un “malentendido”, pero en realidad es una situación que conlleva una tremenda gravedad. Importa muy poco si les gusta o no la apreciación, pero los hechos los convierten en cómplices de una muerte, cuya obligación era intentar evitar y no se hizo,  sea por acción u omisión, con mayor o menor responsabilidad para cada uno de los involucrados del sistema de salud que tuvieron que ver con hecho, pero no por eso menos grave.

Es cierto,  puede que no haya epidemias que determinen una “emergencia sanitaria” pero los problemas del sistema de salud son muy graves, ya acumulan demasiadas denuncias, exposiciones, sumarios, reclamos y por lo menos dos muertes recientes por presunta responsabilidad del sistema (para evitar dar nombres). Todo, cada vez peor, producto de la desidia, irresponsabilidad y desinterés de las autoridades. No puede volverse el tiempo atrás, no es posible devolver la vida, pero si es obligación moral, ética, laboral  y profesional de las autoridades del Gomendio, haber tomado rápidamente las medidas necesarias para salir de esta situación. 

Por ultimo sorprende también, la indiferencia con que los vecinos de Ramallo y Villa Ramallo parecemos tomarnos el problema, parecemos  aislados de estas cuestiones y no nos hacemos cargo ni del acompañamiento al reclamo de quienes con dolor, lo hacen en nombre de todos. Esto cambiará el día que la muerte nos toque la puerta a alguno de nosotros y tomemos conciencia de la tremendas (y solucionables) deficiencias del sistema de emergencias de salud pública, que el municipio se obstina en negar.

Redacción NBA

(foto: diario el norte)





Don`t copy text!