Actualidad

Hoy llegará una sudestada que complicará más las cosas




El agua sigue quieta, la mayoría de los evacuados aún no pueden ni pensar en volver a sus casas y el panorama de lo que se espera para las 20.000 personas afectadas por las inundaciones en la provincia de Buenos Aires no es nada alentador. El Servicio Meteorológico Nacional emitió ayer una alerta de sudestada que comenzaría esta madrugada y podría extenderse hasta la tarde de mañana: eso, indican, complicaría las posibilidades de que el agua acumulada comience a escurrirse.

“Teniendo en cuenta las vastas áreas inundadas en el norte de la provincia de Buenos Aires  este reporte señala la probabilidad de ocurrencia de eventos durante la semana que resultan adversos para el normal escurrimiento de las aguas”, indicó el SMN. Se esperan vientos del sudeste sobre el Río de la Plata, Delta del Paraná y el este y el norte de la provincia. Esto es, vientos de entre 40 y 60 km/h con ráfagas, lluvias y lloviznas.

Mientras tanto, los afectados son cada vez más, ya sea quienes tuvieron que dejar sus casas como quienes pudieron quedarse pero sufrieron graves pérdidas económicas. En Salto hay 600 personas evacuadas, otras 500 que se autoevacuaron en casas de familiares y un total de 5.000 personas afectadas por la inundación. En Luján, 300 personas siguen evacuadas y los afectados ascienden a 10.000. En Mercedes, hay 800 evacuados y 3.000 afectados. En San Antonio de Areco hay 120 evacuados y son 1.500 los afectados. En Arrecifes hay 250 personas viviendo en clubes, polideportivos, estadios y escuelas. Y en Pilar hay 150 personas en las mismas condiciones. En La Matanza ya hay 1.200 evacuados. En total, se calcula que unas 4.000 personas que debieron abandonar temporalmente sus hogares.





Don`t copy text!