Actualidad

En la calle le llamamos ladrones. Pero son peor que eso.




La línea 342  es un claro ejemplo a observar si se pretende analizar el modus operandis de la empresa Vercelli que parece hacer primar su negocio por sobre el derecho al transporte público de los vecinos de Ramallo y San Nicolás. Desde que el monopolio se hizo cargo de este recorrido el boleto pasó de costar 2 pesos a 29 pesos y el servicio no conforma ni al más conformista.


 

 

Vercelli además de monopolizar el transporte público en San Nicolás y de ser propietaria del 51% de la empresa Ramallo SRL (línea 500) también es la prestataria del servicio que une Ramallo con San Nicolás y desde que se hizo cargo el boleto de la línea 342  pasó de 2 pesos a 29 pesos.  Es decir, subió 15 veces el costo del pasaje. No sería honesto no expresar  lo que todos sentimos: a esto, en la calle, lo llamamos “un robo”, aunque no lo sea en sentido legal. Si comparamos, los amigos de lo ajeno de los que estamos cansados de oír por estos tiempos, son bebes de pecho frente a la empresa Vercelli.

 

Subió 15 veces el costo del pasaje. 

Acusar a los Vercelli de ladrones es una metáfora (…), pero lo que no es metáfora, es el grado de complicidad de los funcionarios que no hacen nada de nada para gestionar un límite a la avaricia económica de esta empresa. Y es necesario poner en contexto como llegamos a aquí, ya que muchas de nuestras actuales autoridades de gobierno, son los mismos funcionarios que convivieron con el ocaso de la ex empresa EL PROGRESO. Si las mismas autorizaciones de aumentos de boletos le hubieran sido otorgadas en proporciones similares, los anteriores titulares  de  la cooperativa que era dueña y manejaba sus colectivos de la línea 342,  bien pudo invertir en mejores unidades y salir adelante al mismo tiempo.

 

Los funcionarios que no pudieron ayudar a salvar la empresa “EL PROGRESO” son coherentes,  tampoco hacen nada  para ponerse en la línea de defensa de los pasajeros. Entonces pasa lo inevitable, las empresas con poder económico  consiguen  las influencias necesarias para concentrar cada vez más el mercado y monopolizar, y saciar su voracidad.  Mientras tanto, los nombres de quienes deben velar por los intereses del ciudadano de a pie, sean los que están pegados a sus cargos desde hace una década como los que han ido pasando por los cargos públicos, fueron cien por ciento ineficaces. 

 

Cuando nos quejamos, debemos saber que las cosas suceden porque quienes deben hacer algo, pecan por deshonestidad, por acción ineficaz u omisión.





Don`t copy text!