ActualidadImportantes

Desafíos por fuera de los límites de la WBP: Estacionamiento, trapitos y seguridad.




El año pasado, la fiesta WBP edición 2016 se emplazó con éxito prácticamente en medio de la inundación, contenida por amplios montículos de tierra que rodeaban el predio, asegurando la realización del evento sin riesgos. El nuevo epicentro del evento desplazo totalmente el lugar que antes había sido destinado a estacionamiento hacia las calles de la ciudad. Se pudo ingresar a pie desde los accesos al paseo Viva el Rio, salvo el predio de “Restobar La Ribera”, que permitió el estacionamiento a sus clientes. Este año ya adelantaron que el acceso será totalmente peatonal. Se repetirá el esquema de acumulación de vehículos en todas las calles más cercanas a la zona del evento.

Video de ingreso desde las calles de la ciudad: filmado por turistas:  {youtube}5O4yKTyMdmE{/youtube} 

Más de 2500 vehículos estacionaron en las calles de Ramallo.

 La infografía muestra las calles que fueron ocupadas principalmente por vehículos, pero también por  combis y ómnibus de gran tamaño, procedentes desde Rosario, sureste de Santa fe, y todo el Norte Bonaerense. Por lo menos 2700 vehículos colmaron las calles y se acomodaron a la espera del fin de la fiesta, la que termino a las 7 am en punto. Todos los conductores se vieron obligados a pagar “una tarifa” de entre 150, 180 y 200 pesos, según el lugar, para dejar el auto a la vera de las calles más cercanas al ingreso a la fiesta. Nadie supo con claridad a quien le estaba pagando, pero no quedaba otra alternativa que pagar para poder estacionar sus autos cerca del evento. 

También hubo dos predios que fueron limpiados y destinados al estacionamiento automotor (ambos situados a la derecha e izquierda de la calle Gomendio, entre Leloir y San Lorenzo, a un costo de 200 pesos por automóvil).

En 2016: más de medio millón de pesos recaudaron los trapitos

La sorpresa para los vecinos fue ver que en muchos de estos lugares no estaban siendo cuidados y cobrados por gente de la ciudad o del partido, sino de trapitos no residentes en Ramallo, los que  llegaron para hacer su negocio. Una estimación sugiere que en concepto de estacionamiento, los asistentes abonaron entre medio millón y 750 mil pesos, que fueron a manos de los cuidadores, los que luego de cobrar, desaparecieron de los estacionamientos, en absolutamente todos los sectores.  A diferencia de los primeros años, donde  cada zona estaba destinada a una institución que acomodaba los auto y aseguraba el cuidado, los últimos dos años, no hubo orden, directivas ni controles en este sentido.

Los estacionamientos estarán en manos de los vecinos, identificados y con controles de seguridad.

Este año la situación se estudió con más tiempo, a la administracion actual no la toma por sorpresa y además de cumplir con los controles de seguridad exterior al predio, los que sí estuvieron presentes en enero de 2016, se organizara el estacionamiento. Al respecto el intendente Poletti aseguro a NBA “Vamos a tener cerca de 30 mil personas en un mismo lugar, casi la misma cantidad de personas que viven en todo el partido de Ramallo. Eso hace que nosotros trabajemos con mucha responsabilidad,  que aceitemos el operativo de seguridad, que estemos presentes.   Después del 14 yo voy a estar  presente siguiendo cada uno de los procesos que se están dando y  estamos trabajando para que los beneficios de esta fiesta lo pueda recibir todo el partido de Ramallo” dijo Poletti, Intendente de Ramallo.

Leé también  Camión nuevo, Vehículo de Seguridad y 100 Contenedores de Residuos

 {youtube}_rqCHGdf_ZQ{/youtube}

 “Elevé un proyecto de ordenanza donde vamos a ceder a los vecinos el espacio público, es decir cederles cada calle a los vecinos.  Estos vecinos que no tienen trabajo, podrán trabajar esa noche con el estacionamiento. Le asignaremos una calle con la responsabilidad de que devuelvan el espacio público en perfectas condiciones como la recibieron. Donde se hagan cargo de la limpieza y devuelvan el predio como estaba. Los vamos a identificar para que la gente que trabaje sea gente de Ramallo y que no venga gente de San Nicolás ni San Pedro a hacer ese trabajo. Tendremos fuerte presencia de las fuerzas de seguridad para evitar que ocurra esto.”, aseguró el intendente Poletti.

La fiesta presenta un desafío a la seguridad local, dado la cantidad de jóvenes que llegan a la ciudad, temprano, colmando los alrededores del acceso a la fiesta. Aquí cientos y cientos de jóvenes de blanco llegan para  hacer “la previa” en veredas, bulevares y calles cercanas al acceso al predio, donde la diversión comienza incluso, antes del evento. El otro gran cumulo de gente se da desde poco antes del horario de finalización de la misma, donde siempre se desaloja en orden, ya llegada la mañana del día domingo.

“La fiesta tiene que ser patrimonio de todos”

Al respecto Poletti se comprometió en la seguridad y expreso “Que la fiesta sirva para el que viene a divertirse pero también  sirva para aquel que no tiene trabajo ese día pueda trabajar en este evento. Y que la fiesta sea patrimonio de todo el partido y comunidad de Ramallo, a eso es a lo que apostamos, que sea ordenada, que quede la ciudad quede limpia, y garantizar y ayudar a que todo sea en paz, y que no tengamos que lamentar ningún accidente.”

 {youtube}OrYgwfmC-1E{/youtube}

 

  • INTERÉS GENERAL
  • Turismo
  • Destacada




    Don`t copy text!