Actualidad

16 años. Obligada a prostituirse.

En el año 2005 una joven en ese entonces menor de edad oriunda de Goya, Corrientes, fue seducida con una posibilidad laboral en la Provincia de Buenos Aires. Viajó con un hombre que la trajo y la dejó en Arrecifes, en un prostíbulo en Ruta 8, Villa Sanguinetti.

 

 

La muchacha a los 16 años fue obligada a prostituirse, reducida a la servidumbre. Recibió innumerables vejaciones, torturas y golpes que figuran en la causa.

Con el tiempo un día sufrió una lesión y fue atendida en el Hospital. Empleados del Hospital la ayudaron a escapar. Volvió a su ciudad natal. Realizó la denuncia, que también había sido radicada por su madre, que la buscaba desesperadamente.

Hoy, muchos de los principales responsables de arruinar su vida, fueron detenidos. Los investigadores y autoridades que siguen el caso confían en realizar más detenciones.

 

Se detuvo al que la vendió en Corrientes, al que la transportó, al que la tuvo en arrecifes, y dos hombres que eran los encargados de que no se escape, algo así como patovicas del cabaret. La causa actualmente está en manos del fiscal Gianorio de San Nicolás. 





Actualidad

16 años. Obligada a prostituirse.

En el año 2005 una joven en ese entonces menor de edad oriunda de Goya, Corrientes, fue seducida con una posibilidad laboral en la Provincia de Buenos Aires. Viajó con un hombre que la trajo y la dejó en Arrecifes, en un prostíbulo en Ruta 8, Villa Sanguinetti.

 

 

La muchacha a los 16 años fue obligada a prostituirse, reducida a la servidumbre. Recibió innumerables vejaciones, torturas y golpes que figuran en la causa.

Con el tiempo un día sufrió una lesión y fue atendida en el Hospital. Empleados del Hospital la ayudaron a escapar. Volvió a su ciudad natal. Realizó la denuncia, que también había sido radicada por su madre, que la buscaba desesperadamente.

Hoy, muchos de los principales responsables de arruinar su vida, fueron detenidos. Los investigadores y autoridades que siguen el caso confían en realizar más detenciones.

 

Se detuvo al que la vendió en Corrientes, al que la transportó, al que la tuvo en arrecifes, y dos hombres que eran los encargados de que no se escape, algo así como patovicas del cabaret. La causa actualmente está en manos del fiscal Gianorio de San Nicolás. 





Don`t copy text!