Municipales

Obras Públicas salió a dar explicaciones por la situación de la recolección de residuos




La Secretaria de Obras y Servicios públicos debió salir a explicar la situación de los recolectores de residuos, que decidieron realizar una retención de tareas ante la falta de respuestas del gobierno a los reclamos laborales. Los trabajadores piden mejores condiciones de trabajo, entrega de elementos de seguridad e higiene, además de una actualización del bono adicional que reciben por la tarea. Hoy un recolector de residuos recibe como salario unos $22.000 en promedio, trabajando de lunes a lunes, en condiciones delicadas.

Ante el anuncio de retención de tareas, la Municipalidad informó a la población de Ramallo que garantizará la recolección durante el fin de semana. Y además, la Ingeniera Gloria Ramacciotti, salió a dar explicaciones: “Nos encontramos al inicio de la gestión con una organización diferente en cada servicio de recolección: el de Villa Ramallo, el de Ramallo y el de Pérez Millán. Prestaban servicio con camiones rotos y peligrosos, les faltaban elementos de seguridad y muchos de ellos –cuando comenzó la pandemia- fueron preservados por pertenecer a grupos de riesgo”, explicó.

Leé también  Festejos por el Mes de las Infancias. Municipalidad de Ramallo

Según el municipio, “los recolectores, cuentan desde hace varios años con dos bonificaciones mensuales de 4 y 7 mil pesos respectivamente por la tarea que desempeñan, que se han pagado con regularidad no solo a quienes han prestado servicio durante la pandemia sino también a los empleados que se cuidan en sus casas. A pesar de la Emergencia Administrativa, Financiera y Económica declarada hace un año, se ha hecho una millonaria inversión en la recuperación del parque automotor, que no sólo no permitía el normal desempeño del servicio sino que representaba un peligro para sus tripulantes”, manifestaron en un comunicado de prensa en la tarde del viernes.

También anunciaron que se está reorganizando el servicio con un nuevo sistema que garantiza la periodicidad de francos para los empleados, para mejorar las condiciones de trabajo reduciendo la jornada semanal a un máximo de 30 horas, salvo excepciones.

“Queremos unificar los criterios para garantizar el descanso de los trabajadores, que durante la pandemia se han esforzado mucho”, cerró Ramacciotti.





Don`t copy text!