sábado, marzo 23, 2019
Interés General

“Vos putito de mierda acá no podes entrar”




Los hechos ocurridos en el local nocturno Mara Mua abre una serie de interrogantes de cómo se vive la noche en Ramallo. La violenta agresión a un joven, que debió ser hospitalizado, lleva a cuestionar las responsabilidades del caso.

Desde un primer momento, la familia del joven denunciante, argumentaron que “los patovicas de Mata Mua le pegaron por gay”. La denuncia se hizo pública en las redes sociales, luego asentada en sede judicial.

Por su parte, la empresa, negó desde un primer momento el hecho y difundió un video de lo ocurrido. La intención era responsabilizar al joven agredido de haber comenzado una pelea con los agentes de seguridad, que se “defendieron” enviándolo al Hospital por los golpes recibidos.

La negligencia de la noche

Este medio intento hablar con los responsables de la firma, pero por cuestiones legales se negaron. Al mismo tiempo que esgrimieron un comunicado en nombre de la empresa.

En parte del comunicado, el texto hace alusión a la Ley 26.370, donde establece las reglas de habilitación del personal que realiza tareas de control de admisión y permanencia de público en general. Por tanto, esa Ley marca los requisitos que deben cumplir obligatoriamente el personal de seguridad.

Es allí donde nacen las siguientes interrogantes: “el personal de seguridad de Mata Mua cumple con lo establecido en la norma? Tiene el carnet habilitante? O en caso de ser contratados de manera privada, cuales son las condiciones de contratación?

Por otro lado, cual es el protocolo de acción en este tipo de casos? Se dio aviso a la policía de lo sucedido? Hay una persona que termino hospitalizada por los golpes recibidos por empleados del lugar, que tiene para decir la empresa?”

Ninguna de las interrogantes fueron respondidas.

La prueba “irrefutable” del video

Personal de Mata Mua rápidamente salió a difundir un video donde intenta desligarse de que el joven fue agredido por su condición sexual. El video, una captura de imagen de una cámara de seguridad, sin audio y editado, solo confirma la brutal golpiza propinada por patovicas hacia el joven.

Además se intentó instalar que la víctima fue quien inicio la pelea, algo que es cierto. Pero la empresa es responsable de la seguridad del sus clientes y no pueden responder con la misma violencia. Esto está reglamentado en la Ley 26.370.

Leé también  Cambios en Anses Ramallo

Lo cierto es que la “respuesta defensiva” de los patovicas, termino con el joven en el hospital por los golpes recibidos.

La palabra de la victima

La victima brindo una nota al portal de noticias INFO3401, allí expuso lo siguiente:

“Yo fui al boliche con mis amigos, entramos al vip y cuando estábamos ahí uno de los dueños llamó a uno de mis amigos para decirle que saliéramos todos del vip porque estábamos dando una mala imagen. En el grupo éramos la mayoría gays, había lesbianas, también heterosexuales y una chica trans. Le dijo que saliéramos de ahí porque llegaba la gente linda y preferían que estuvieran ellos. Mi amigo se lo recriminó y le dijo: “nos estas sacando porque somos putos” entonces el dueño le dijo que se podía quedar con cuatro o cinco pero que el resto saliéramos” relató.

“Nos fuimos del vip, pasaron como dos horas y entonces uno de los de seguridad me agarra y me saca. Yo le pregunto por qué me está sacando y el guardia me contesta que le dijeron que me tenía que sacar y dijo “vos putito de m … acá no podes entrar”. Así salgo pero me quedo en la puerta preguntándole al de seguridad por qué me habían sacado a lo que me responden que me vaya. Vuelvo a preguntar y volvieron los insultos homofóbicos. Ahí yo me defendí porque ellos me venían atacando desde muy temprano” relató.

Y agregó: “en el video que se difundió se ve que me tiran para atrás yo me caigo y entre tres de seguridad me pegan. Pero me parece lamentable que el video esté cortado convenientemente, en ese video yo caigo al piso y obviamente no terminé así porque sí” dijo.

Según contó el joven, los propietarios del local se pusieron en contacto con su familia luego de que el caso tomara estado público. “Se pusieron en contacto pero no pidieron disculpas en ningún momento. Después de una llamada inicial, a las dos horas llamaron de vuelta pidiendo que borráramos la publicación porque los estábamos perjudicando económicamente, a su negocio. A mí me molesta que les moleste su bolsillo y no lo que me pasó a mí” reclamó.

 





“ME ROBARON EL AUTO”, así comienza el comunicado que el…