Inicio Interés General Objetivo: Desfinanciar el estado

Objetivo: Desfinanciar el estado

El objetivo de Cambiemos es claro: quieren desfinanciar el estado municipal. De cara a un año electoral, la herramienta clave es el presupuesto. Poletti envió un proyecto con aumento de tasas con un techo del 45%, pero desde su entorno confiaron que se podía negociar, incluso hasta un 30%, algo que molesto a los ediles de Cambiemos.

El Presupuesto, como dice su nombre, es una previsión de gastos e ingresos, en este caso para la administración pública. Es una herramienta administrativa, que el Ejecutivo analiza y diseña. La propuesta llega del oficialismo, pero Cambiemos lo transformó en una disputa política.

Que se haya caído la sesión habla a las claras de que no han logrado estar a la altura del papel que representan, y solo los mueve un objetivo: hacer caer el gobierno de Poletti a como dé lugar. Anoche, después de semanas de negociaciones, Gustavo Perie, presidente del bloque opositor, pretendía votar un aumento de tasas del 21%, algo totalmente alejado de la realidad local y de los parámetros del presupuesto en cuestión.

El objetivo es uno solo, desfinanciar al municipio en un año electoral. Pero lo que omite Perie y compañía es que del presupuesto depende el funcionamiento del Municipio y del Hospital local. Un presupuesto a la baja es menos salud, educación, obras públicas, servicios y sueldos para los trabajadores.

Cambiemos es parte del mismo gobierno nacional y provincial que hoy termina el año con una inflación que supera el 50%, crisis económica y financiera, desempleo y aumento de la pobreza. Son parte del mismo pensamiento e ideología. Pero parece que en Ramallo, la realidad es distinta.

No aplican una baja en las tasas porque piensan en el vecino, o en el comerciante, lo hacen porque quieren acorralar económicamente a la administración actual. Si este proyecto de presupuesto logra aprobarse, no estará garantizado para el año entrante aumentos paritarios para los trabajadores, ni las obras de cordón cuneta y pavimento en los barrios postergados; tampoco se podrá concluir la construcción de las escuelas secundarias N°6 y Técnica de Pérez Millán. Es demagogia pura, que pone en riesgo la gobernabilidad del intendente, pero lo peor es que peligran los puestos de trabajo también.

Leé también  Ramallo Suena 2019: importantes premios y cierre prometedor

El ejemplo está en que, el día viernes, las autoridades del HCD, les informaron a los empleados administrativos del cuerpo que si los fondos para el Concejo no aumentaban, se podían perder puestos de trabajo. En comparativa, aplica la misma ecuación, menos presupuesto, menos trabajo. De darse así, deberá el bloque mayoritario dar cuenta de esta situación.

El juego de Cambiemos

El bloque de Concejales de Cambiemos naufraga en su indefinición. Esta semana fue el reflejo de ese desconcierto que los gobierna: sin líderes claros, sin estrategia legislativa, dilatando proyectos importantes y politizando cualquier tema, con el solo fin de obtener una tajada de recursos. Las negociaciones del presupuesto término por demostrar los que realmente es este espacio político.

Está claro que a Cambiemos no les importa el vecino de Ramallo, sus acciones así lo marcan. Este año, ante la clara intencionalidad de gobernar para poner palos en las ruedas, se perdieron inversiones por más de 500 millones de dólares, lo que iba a generar cientos de puestos de trabajo. Pero la estrategia fue clara: dilatar lo que más se pueda para que la inversión, como por ejemplo la del puerto multipropósito, se cayera y se vaya a otro distrito.

Con Cementos Avellaneda pasa algo similar, el proyecto de rezonificación sigue durmiendo en los pupitres de Perie, Gaeto y compañía. De eso depende más de 250 puestos de trabajo, que de seguir así, seguramente terminaran perdiéndose.

No basto el reto de la mismísima Gobernadora Vidal cuando visito Pérez Millán, instándolos a ponerse a trabajar. Fueron allí para sacarse una foto y se volvieron con un portazo. El juego de Cambiemos es una disputas de egos, a nivel local, internamente. No les importa el vecino de Ramallo, solo salvarse sus ombligos. El 2019 los colocara en un escenario, que a priori les queda grande: serán la alternativa para gobernar Ramallo o solo una disputa de vanidades.

3 Comentarios

  1. Estela Beatriz Velasquez

    Jueves 27 diciembre, 2018 en 13:28

    A QUÉ RAMALLENSE SE LE OCURRIÓ LA HERMOSA IDEA DE VOTAR A PERIÉ…MANGA DE BOBOS…

    Responder

  2. Mario Raúl Bernacchia

    Jueves 27 diciembre, 2018 en 14:26

    Como mienten primero dijeron que con la fábrica de cemento tomarían 70 personas y ahora dicen 250 le pusieron el IVA??

    Responder

  3. Estela Gamarra

    Jueves 27 diciembre, 2018 en 17:28

    “Con Cementos Avellaneda pasa algo similar, el proyecto de rezonificación sigue durmiendo en los pupitres de Perie, Gaeto y compañía. De eso depende más de 250 puestos de trabajo, que de seguir así, seguramente terminaran perdiéndose.”
    Permítanme disentir en ésta. Si cementos Avellaneda estuviera en el lugar que corresponde para una empresa de ese tipo y no en el lugar que se le antojo a los empresarios, hoy estaría en funcionamiento y los 60 puestos de trabajo que se anunciaron serían 60 personas trabajando.

    Responder

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *