viernes, noviembre 15, 2019
Industria y Emprendimientos

Fabrican cereales en Rosario y los exportan en Latinoamérica

Con sede en zona sur, toda la cadena de producción se realiza a nivel local y luego sus cereales libres de gluten llegan a Chile, Uruguay, Panamá y Paraguay. Piensan en expandirse.

Se trata de Patagonia Grains, una empresa local que produce cereales para el desayuno y se encarga de toda la cadena de producción: desde la elaboración de materia prima hasta el empaquetado. Es parte de la sociedad familiar Fidecal SRL y exportan a Chile, Uruguay, Panamá y Paraguay. Además, tienen negociaciones avanzadas en Colombia y Bolivia.

El país donde mejor funcionan las ventas externas para la productora de alimentos es Uruguay, donde incluso se pueden encontrar sus cereales en hipermercados mayoristas. Elaboran copos de maíz, con y sin azúcar, hojuelas de arroz y maíz, anillos frutados, bolitas de chocolate y chocopics: la exportación de los productos es pareja a pesar de la amplia variedad.

Devaluación

En un momento en que la reciente devaluación puede parecer favorable para exportadores, Mercedes Calvo, encargada de gestión comercial y comercio exterior de Patagonia Grains, sostiene que es así, pero «hasta un punto» ya que «los costos internos suben tan rápido que no termina de ser una ventaja».

«Es difícil sostener los precios, porque suben los precios internos y hay que evitar en comercio exterior la suba porque no están acostumbrados a tanta variación», explicó Calvo sobre la realidad del país.

Asimismo, la empresa local tiene su fuerte de ventas en el mercado interno, por lo cual, al igual que otras industrias, se ve desfavorecida por la caída del consumo. Por eso buscan ampliarse y sumar nuevos productos, en continuidad con su línea libre de gluten para diferenciarse en el mercado.

Patagonia Grains abastece con marcas propias a diferentes supermercados importantes, lo cual también les resulta «complicado por los plazos de pago, como el débito». A nivel local se sostiene principalmente con supermercados regionales, dietéticas, venta de insumos para elaboradores libres de gluten y producción a otras empresas con su marca.

«Si bien el consumo cayó mucho nacionalmente, fuimos compensando algunas caídas puntuales a partir de sumar nuevos clientes y zonas», explicó Calvo.

Participaron del programa de Primeros Exportadores, que organiza la Secretaría de Producción, en conjunto con la Municipalidad de Rosario. Además, recibieron un financiamiento por parte del Banco Municipal, que los ayudó a dar sus primeros pasos en materia de exportación.

 

La curiosa situación le ocurrió al joven británico Nat Thind, de 26 años, un consumidor…