domingo, mayo 19, 2019
Deportes

Defensores estuvo “así” de la hazaña.




Por penales, quedó eliminado de la Copa Argentina ante el Lobo platense. El padre de un jugador falleció en la cancha.

El equipo de Héctor Storti le presentó batalla a Gimnasia y Esgrima de La Plata, un rival que milita en dos categorías superiores a la de los de Villa Ramallo. La diferencia no se vio reflejada en la cancha de Unión de Santa Fe. Con una formación inicial que apostó por el ataque por las bandas, el Granate hizo pie, incluso cuando tuvo que reemplazar a dos hombres clave como Scolari y Cartechini por lesión antes de los 25 minutos del primer tiempo.

Con los ingresos del pibe Moreno y de Franco Coronel, dominó gran parte de las acciones del partido, tuvo chances en los pies de Franco Olego y lo hizo transpirar al DT rival, el Indio Ortiz que comía pasto para bajar la ansiedad de no poder cristalizar el dominio lógico entre un club de Superliga y otro del Federal A.

Leé también  Cuando sólo importa la pelota, Defensores gana

En los penales, acertaron todos menos Fernández, el enganche granate que no jugó un mal partido y que quiso clavarla arriba pero su remate fue desviado.

Tragedia

Más allá de la derrota, la nota trágica fue la muerte del padre de Cristian Romero, que sufrió una descompensación cardíaca en la tribuna y fue trasladado con urgencia a un hospital cercano. Pese a los esfuerzos de reanimación, el hombre que había ido a ver a su hijo junto a otros familiares dejo de existir. El jugador y el resto del plantel se enteraron de la lamentable noticia al término del encuentro, provocando una profunda tristeza en la familia granate y todo lo referente a lo deportivo quedo de lado.

[ Descargar Nota PDF][Imprimir Nota]




La Municipalidad de Ramallo informó en un comunicado de prensa…